El sistema digestivo es la principal superficie de intercambio y comunicación entre el medio externo y el medio interno. Si bien decíamos que el sistema circulatorio es la vía de alimentación para nuestras células, esa nutrición celular no se da si no es por el  buen funcionamiento del digestivo que provee a éste otro del suficiente combustible para funcionar.

Un buen funcionamiento del sistema digestivo nos protege de enfermedades y nos permite absorber aquello necesario para llevar a cabo la nutrición, descartando todo aquello que o bien es tóxico para nuestro organismo o es inprocesable para él. Al ser la puerta más amplia con el exterior, el sistema digestivo se dota de más de 400 tipos de bacterias que se enfrentan a las bacterias intrusas potenciando y apoyando a nuestro sistema inmunitario.
Con el ritmo acelerado de vida que llevamos y con el aumento de los alimentos procesados y la falta del ritual de sentarse una hora para disfrutar de la comida, nuestro sistema se resiente pudiendo desencadenar trastornos o enfermedades que muchas veces vienen causados por no prestarle atención a los requerimientos nutricionales que el cuerpo nos demanda y dejar de lado la comodidad del alimento procesado.

Además, muchos fármacos no ayudan a poder mantener una buena microbiota intestinal lo cual dificulta más aún la absorción de los nutrientes (porque podemos perder las fermentadoras productoras de metabolitos secundarios absorbibles por nosotros) y la formación del bolo fecal.
Es importante tener en cuenta que el consumo de antibióticos está muy extendido y con ello, la eliminación de la diversidad de la microbiota tanto intestinal como vaginal hasta siete años después de haber tomado el fármaco (cuando no existe suplementación con probióticos).

Así pues, para mantener nuestro intestino en marcha, qué tenemos que tener en cuenta?
– La microbiota: nuestro aliado para mantener una buena saludo digestiva
– Estreñimiento: causas y remedios
– Patologías y trastornos nutricionales

1 comentario

La dieta según los grupos sanguíneos – Vegalba · 7 julio, 2016 a las 2:42 pm

[…] ← Digestivo […]