Alimentos ecológicos

Este es un artículo dedicado a mi amiga Alicia, que desde hace un tiempo me viene pidiendo un artículo o aclaración acerca de la agricultura ecológica pues es de mente inquieta y de actitud inconformista.

Primero me gustaría explicar qué es cada uno de los términos con los que somos fusilados a diario por los sectores más alternativos y por las industrias que presumen, cada vez más, de tener más y más etiquetas verdes.

Existen tres conceptos mediante los cuales se explican cómo han sido producidos o cuál ha sido su manipulación: Eco, Bio y Orgánico.

Estos tres conceptos son tratados por la Comunidad Europea como sinónimos, pudiéndose utilizar entre ellos de forma equivalente a pesar de que no lo son realmente y que de hecho, tienen diferencias significativas según quién las nombre.
En cada país hay costumbre de usar uno u otro término según la sinonimia que les otorga la UE; en España el más extendido es el ecológico, en Portugal y Francia se usa más el término biológico mientras que en el Reino Unido se utiliza más orgánico pero aún y así, tienen un punto de diferencia en muchas de las bibliografías y packagins pues, en muchos que usan el concepto BIO no añaden el sello ecológico.

Empecemos:

– Ecológico – son los alimentos cuya producción y crecimiento se hace de forma controlada, con fertilizantes que no son de síntesis, y sin la aportación de hormonas de crecimiento, antibióticos o cualquier fármaco que controle o mate las plagas. Las semillas no han sido manipuladas genéticamente  y se tiende a utilizar cultivo no intensivo por lo que no se cultivan en monocultivos sobre biosuperficies infinitas de campo.

Biológico – Se refiere a los alimentos cuyo sistema de cultivo está basada en la utilización óptima de los recursos naturales sin emplear químicos sintéticos u organismos genéticamente modificados (transgénicos). Este sistema de cultivo conserva la fertilidad de la tierra y respeta el medio ambiente, caracterizándolo como sistema sostenible.
Por ello, muchos de los productos que se vendían con ese prefijo tuvieron que ser modificados.

– Orgánicos – se refiere a los alimentos en cuyo desarrollo no se ha tratado con ningún elemento químico: ni en su producción ni en su procesamiento posterior: tal crece de la mata, tal cual se queda. ¿Cuántas veces habéis escuchado el “es todo muy natural”? Pues a eso se refieren nuestras madres y abuelas. Que sean orgánicos no quiere decir que no puedan ser transgénicos.

De aquí tenemos pues que:
> los alimentos ecológicos son a su vez biológicos y orgánicos
> los alimentos orgánicos no tienen porqué ser biológicos
> los alimentos biológicos no tienen porque ser orgánicos. Pueden tratarse de alimentos no transgénicos pero que, en su producción, se utilizan técnicas no_orgánicas.

La pregunta que Alicia planteó fue:

¿Son los alimentos ecológicos mejores nutricionalmente?
La respuesta es NO aunque con matices.
Los alimentos ecológicos pueden tener mayor cantidad de minerales tales como el calcio, magnesio y hierro por la manera en la que se cultivan y se respeta el suelo.

Los cultivos no ecológicos necesitan remineralizarse con fertilizantes más potentes

¿Por qué soy partidaria de consumir alimentos ecológicos?

Los productos ecológicos se caracterizan por ser sostenibles y respetuosos con el medio pues el tipo de abono que se utiliza es orgánico y certifican una no manipulación genética de sus semillas. Por contra, los alimentos no ecológicos son peores para el planeta pues producen desertización del suelo. La desertización del suelo genera una no recuperación de éste teniendo que aportar los minerales de forma artificial. La agricultura intensiva, la más utilizada fuera de la agricultura ecológica, requiere fuerte uso de energía solar y de combustibles como petróleo y derivados; se aplican productos químicos como los fertilizantes tratados o los plaguicidas.

Por contra el uso continuado de químicos para evitar las plagas en los cultivos promueve la aparición de nuevas plagas resistentes y con ello una constante manipulación genética o una pérdida de los cultivos. ¿Recordáis la película de Interstellar? Gracias Christopher por tal peliculón con tanto mensaje y tanta reflexión.

 

¿Es ecológico todo lo que reluce?
No. Y éste sí que es rotundo.
Hay que tener en cuenta también que la certificación de agricultura ecológica o biológica permite el uso de elementos como el azufre o el cobre por la sencilla razón que son considerados como “sustancias elementales”.
Entonces, ¿Es el sello ecológico una estafa? Es realmente un negocio por el cuál pagamos más dinero por unos alimentos igual o peor en cuanto a

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *